Dedicatorias bodas de oro

Las dedicatorias bodas de oro son notas o escritos que se colocan en una tarjeta para decírselas o hacérselas saber a una pareja de casados que llevan nada más y nada menos que cincuenta años de unión matrimonial.

Muchas veces cuando tenemos amigos o familiares que están cumpliendo aniversario de casados, en sus bodas de oro solemos inspirarnos y escribirles frases inspiradoras para llenarlos de motivos, contentamientos y complacencias.

Cincuenta años que se dicen fáciles, pero son muchos años de vivencias y de compenetración, de susurros al oído, y además de saber que juntos se compartieron por el camino de la vida momentos felices y otros no tanto, pero al fin momentos que son un cúmulo de experiencias que solo se viven con el tiempo.

Sabemos que los caminos de la vida son a veces duros y a veces llenos de mucha felicidad, pero esos momentos duros junto a quien se quiere, el camino se hace más transitable, por tanto nuestras dedicatorias bodas de oro son lindas frases motivadoras, que inspiran e impulsan a seguir adelante el camino.

Las motivadoras frases de dedicatorias bodas de oro

Detrás de cada una de las dificultades siempre hay quien nos ayuda a seguir adelante, el impulso viene luego, después de haber conocido a quien nos acompaña a lo largo de nuestra vida, tras cincuenta años de vida compartida y las dedicatorias bodas de oro aún continúan.

Cincuenta años, bodas de oro, esos años lucidos, y tal vez donde la vejez toca a la puerta, recordar ahora es vivir; pues desde el mismo día del enlace matrimonial, desde ese día en el que el párroco de la iglesia nos dio la santa bendición y en nombre de Dios nos unió para toda la vida.

Este matrimonio que nos ha unido y sin mirar atrás hemos compartido días buenos y días que han transcurrido tras la esperanza de permanecer unidos hasta que la muerte nos separe, tal y como lo señala en una de sus partes la palabra divina.

Las dedicatorias siempre son esas frases que se dicen en esos momentos especiales en la vida de cada quien, por tanto, no existe un momento realmente especial que llegar cincuenta años más tarde junto a otra persona celebrando la vida, y cada día dando gracias por cada momento compartido.

La vida tras esos cincuenta años nos ha enseñado a compartir penas, tristezas, felicidad, sinsabores, dicha, esperanza; esta última es la espera de estar en un futuro, que hoy es presente, y que a veces parece incierto, pero con la certeza de siempre estar ahí, uno al lado del otro.

El amor ha sido parte del sostén de esa vida de enlace matrimonial, que ha permitido permanecer cincuenta años uno junto al otro, y llegar hasta el presente perfecto, lleno de ese sentimiento que nos unió y nos llevó a jurarnos amor eterno.

Finalmente, te dedico estas líneas y mis días junto a ti, mi presente tras la vejez se descubre tras las dedicatorias bodas de oro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *